domingo, 3 de abril de 2011

Alfonsín y Kirchner

Don Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner se asomaron por el borde de la nube.

- ¿Qué estásh viendo? -dijo NK-.

- Si hoy tuviera que dar un discurso de campaña, diría "un gps allí, por favor".

- ¿Para qué?

- Para que sepan donde están parados y donde quieren ir, Néstor.

- Ché, Raúl, en ese grupo hay uno que she te parece.

- ¡Vamos, no insultes!. Usar mis trajes y mis bigotes no lo hace parecido.

- Jajaja. ¿Eshtá perdido "el nene"?

- Con todo lo que pasó no aprendieron ni el A B C de lo que les dejamos. Del cabezón no me extraña, siempre fue golpista; el "colo y Maurizio" son como los que me putearon en La Rural; y de los otros mejor ni hablar...

- ¡Esh lo que hay, Raúl! ¿Cuál es tu análisis?

- Estoy persuadido que se rompió la máquina de cazar boludos.

- ¿No she habrá "atragantado" con los d'Angelis, Biolcatis y Magnetos?

- Solo te puedo decir que si volviera por un rato... ¡a uno de esos lo cago a patadas en el culo!

- No te hagash malasangre y preparate. ¡Eshto reshien empiesha!

- Menos mal que dejaste a Cristina. Yo no dejé a nadie.

-A Crishtina la dejamos juntos, Raúl. Aprendió de ambos y es nuestro legado.